miércoles, junio 24, 2015

{ irela perea }

"Eran ya dos años de invierno y ventanas cerradas, cuando tú llegaste y empecé a encontrarme estrellas enganchadas en el fondo de los bolsillos. Sé que obligaste al mundo a orbitar del revés. En la radio ponían las canciones que se me habían perdido. Los amigos comenzaron a regalarme libros de poesía, galletas horneadas en casa y esquejes para plantar geranios. Gané una quiniela y una aspiradora. Y si daba una ojeada al periódico, solo caía por azar en las buenas noticias.


O tal vez no pasó nada de todo eso. Pero lo que sí es seguro es que te conocí y que tú trajiste contigo los días buenos."

No hay comentarios: