jueves, junio 07, 2012

{ noches de balcón }

Una vez más se humedecen tus ojos princesa. Grita a mares tu mirada, mientras guarda silencio tu boca, el mundo cae y presiona tu garganta, se ahoga tu respiración sin agua y se hunde tu pecho en el abismo del anochecer. Una vez más, te has quedado sola, no hay blancos corceles, ni siquiera monstruos contra los que luchar fuera de tu conciencia. Solo queda tu piel, fría y pura, agujereada por los sueños rotos e ilusiones desgastadas. Vas envuelta, cual absorto presente, en esa sabana vieja con la que te refugias del viento mientras contemplas desalmada el horizonte, desde tu pequeña y humilde fortaleza, en un intento por no fallar a tu esperanza. Allí, te rompes desoladora, abandonando tu cuerpo en busca de algún mundo donde no has estado jamás. Allí lloras hoy princesa, por que nadie esta contigo pues no saben donde estás.

No hay comentarios: