domingo, junio 17, 2012

{ discrepo }

nadie te pidió que me salvaras.

No hay comentarios: