domingo, noviembre 23, 2014

{ rourke boada }

Y ocurrió
que al mirarnos,
el tiempo se abrió
como un viejo libro,
donde pudimos leernos
en las páginas de los siglos.
Tus besos de hoy,
son los mismos
besos de antaño,
que me remontan
a lugares extraños,
amorfos y ambiguos,
que juro haber vivido,
solamente contigo.

No hay comentarios: