sábado, agosto 08, 2015

{ noche }

Te echo de menos.

Y odio a Eddy por hacerme llorar con sus fotos guardadas, sus casas de lego y demás.

Mientras le escucho no puedo parar de pensar en mis dedos recorriendo despacio tu cara, repasando cada curva, cada peca, cada milímetro. Casi puedo sentir el tacto de tu piel si cierro los ojos.

Cada rincón de mi cuerpo añora tenerte cerca. Tus abrazos. Tus besos.

Quiero tapar el agujerito de la nariz por el que respiras de tanto estrujarte contra mi. Tocarte con mis pies para que pongas cara de asquito y sonrías. Tirarte del pelo cuando me tumbo a tu lado. Devolverte las babas cuando me das un beso ventosa de los tuyos. Quiero arrancarte los pelitos de las piernas. Quitarme la comida de los dientes mientras me miras. Darte besitos mientras comemos. Ir en cholas por la calle. Quiero que me duela la barriga de tanto que me presionas el ombligo. Darte golpes sin querer mientras me haces cosquillas. Preparar ensalada en casa cuando vienes a comer. Oler a sudor y usarte la ropa.

Quiero el desastre
de estar contigo cada día,
porque,
aún siendo un desastre,
es infinitamente
mejor
a estar
sin ti.

No hay comentarios: