martes, noviembre 01, 2011

{ naves que se hunden }

sentimientos reprimidos ha forma de mentiras que se hunden como cuchillos en heridas autoinfligidas. Me conozco. La señal por mi parte no ha llegado y todavía sigo atada a aquello que aun no se si debería resultarme indiferente.
Espero en un universo paralelo que no se digna a dejarse llevar por toda acción carente de sentido y de coherencia. Me consume.

no quiero ser consiente del abismo por el que quiero dejarme caer. No quiero echar en falta sensaciones compartidas y momentos que, aun hoy, se acumulan y me confunden.
Esto se me va de las manos y tener que conservar las distancias nunca se me dió demasiado bien. No me aguanto las ganas de romper con el protocolo de actuación establecido.

He concluido así, que desde hace algun tiempo hasta hoy, he dejado de ser consiente de las posibles consecuencias, la tendencia al caos se impone.

Tu sigues ahí.

No hay comentarios: