jueves, febrero 12, 2015

{ ángela monzón }

Por ti. Por mí. Por nosotros.
Por follar mirándote a los ojos.
Por quedarte. Porque quieres.
Por decirme que te atreves.
Por amar cada destrozo.
Por estar ahí.
Por dejar de correr.
Por hacerme sentir.
Por tus ilusiones
y mis ganas.
Por la sonrisa
al vernos despertar
cada mañana.
Por tus pájaros en la cabeza,
mis mariposas en el estómago
y el huracán que llevamos por sonrisa
desde que sabemos a qué saben
la libertad y todas estas ganas
de dejarse llevar.
(Porque en nuestras manos está
el echarlo a perder,
o el echarlo a volar.)
Por tus gestos. Por tus labios.
Por comernos a besos los miedos.
Por bebernos de un trago el pasado.
Por querernos.
Por cuidarnos.
Fuerte, muy fuerte.
Por que sea el amor
el que nos salve de la vida.
Por que sea el amor
el que nos cuide de la muerte.

viernes, febrero 06, 2015

{ casi diez }

Mañana serán diez,
más de trescientos,
más de siete mil doscientos,
más de cuatrocientos treinta y dos mil.

Mañana serán pizzas con aceitunas,
serán montañas de helado,
bañeras llenas de Skittles,
tartas de zanahoria,
y chocolates de nevera.

Mañana serán pelis en la cama,
serán mantitas,
serán ropa desperdigada,
y abrigos a prestar.

Mañana serán mimitos,
besitos aspiradora,
abrazos infinitos,
y palabras sinceras

Mañana será uno más,
mañana será siete.
Mañana seremos dos.

{ 7 }

Sigo aquí, no me he ido.
Sigo aquí porque tengo fe,
porque tengo esperanza,
porque creo en algo.
Sigo aquí porque te quiero,
porque quiero que funcione,
y porque siento que,
a tu manera,
tu también tienes fe,
también tienes esperanza,
también crees en algo.
Porque siento que me quieres,
y que quieres que funcione,
y esos son buenos motivos para seguir.

jueves, febrero 05, 2015

{ exclamación }

"No quiero que vuelvas,
quiero que no te vayas".

A veces pienso que el miedo a perder algo,
nos devuelve a la mente cuan grande es su valor.
Y que la posibilidad de que desaparezca de un segundo a otro,
nos hace abrir los ojos para que siempre demos lo mejor.

miércoles, febrero 04, 2015

{ negro }

A veces también soy negativa y se apaga la luz dentro de mi.
Me canso de poner siempre una sonrisa, de tener siempre una palabra de ánimo, de hacer mimos y pedir besos, de cosquillas que acaban en enfados, de comentarios que minan mi autoestima, de insistir por una foto que no llega, o de buscar esos cinco minutos de complicidad. Y a la vez pienso que al acabar el día, todo lo malo de ese día se debería quedar en él. Morir con él. Y empezar de cero. Pero siento que me he estancado, que estoy perdiendo mi capacidad de rebobinar esa cinta, haciendo que cada escalón sea más difícil y requiera más paciencia, como si las cosas cada vez golpearan más fuerte. Y aunque quiero seguir subiendo, ahora mismo estoy cansada, tengo los ojos aguados y me duele el pecho al respirar. Puedo notar como la música suena más bajita, los ladrillos aparecen, se me enfrían las manos y el impulso se pierde despacio desvaneciéndose en la oscuridad.