miércoles, enero 14, 2015

{ carta a mi misma }

Tú eres la única dueña de tu destino. La única que luchará por él. Por ello tienes que tener claro que tus sueños son tus sueños, y, si de verdad crees en ellos, no dejarás que nada ni nadie se interponga en tu camino para conseguir cumplirlos. No tienes que convencer a nadie de que puedes lograrlo, solo ser tú la convencida, y repetirte, día tras día, cuál es tu meta, el punto al que quieres llegar y por el que valdrá mil veces la pena todo el esfuerzo que estás haciendo. Te levantarás por la mañana y visualizarás tu objetivo y trabajarás por él como si dicho día fuese la prueba final, porque si es lo que te hace feliz, te dejarás la piel y sólo por eso, ya lo estarás consiguiendo.

martes, enero 06, 2015

{ deseos }

"No puedo dormir.
Cada vez que me acerco
a una cama
apareces vos
en mi mente
y
me pierdo."

{ impulso }

A veces siento envidia de aquellos textos en los que te pierdes y que no hablan de mi.
Siento un dolor extraño, semejante a esa sensación de insuficiencia que me invade a veces.
Y pienso que a lo mejor tu escalón está más abajo que el mío.
Y se me nublan las ganas de seguir subiendo.

jueves, enero 01, 2015

{ 1 }

Al tocarte sentí tu piel.
Tu esencia.
Cada rincón por el cual pasaban mis manos,
mis dedos,
mis labios.
Sentí tus caricias como la seda,
como el agua.
Y me ahogué en ellas,
en nosotros,
en ese momento donde el mundo se redujo al interior de aquellas cuatro paredes.

Mi alma te reconoció.
Y se ha enamorado de ti.

Esa puerta antes cerrada con aquel enorme candado de temor se abrió.
Y lo he sentí.
Dentro en mi pecho volvió a sonar por un instante,
con esa intensidad tan íntima,
una nueva melodía.
Mis ojos por un segundo llegaron a ser incapaces de contener el colapso.

Quería encontrarte y lo he hecho.
Te encontré mientras intentaba,
-entre cada respiración y jadeo-,
no apartar mi vista de ti.

Y entonces lo hice.
Lo hice con todo mi ser.

Solo me faltaron las palabras.
Esas que ahora mi racionalidad guarda,
y mis ojos te gritan.