viernes, enero 31, 2014

{ piedad bonnett }

No hay cicatriz, 
por brutal que parezca, 
que no encierre belleza.
Una historia puntual
se cuenta en ella,
algún dolor.
Pero también su fin.
Las cicatrices,
pues, son las costuras
de la memoria,
un remate imperfecto
que nos sana
dañándonos.
La forma
que el tiempo encuentra
de que nunca
olvidemos las heridas.

miércoles, enero 29, 2014

{ james sabines }

¿En que lugar, en dónde, 
a qué deshoras
me dirás que te amo? 
Esto es urgente
porque la eternidad 
se nos acaba.

{ james sabines }

"Eres, sin duda, mía. 
Y soy, sin duda, tuyo. 
No importa nada. 
No importa lo que hagamos, 
lo que deseemos, lo que esperemos. 
No importa otra vez la distancia,
ni esa pequeña muerte de la ausencia;
no importa ya ni el tiempo,
ni el olvido, ni la sangre buscándote,
ni el mutilado encuentro.
Eres ya mía, mía, sin palabras,
sin giros, sin metáforas;
mía ya sin ti misma,
como tuyo sin mí: los dos en uno,
sin nosotros.”

martes, enero 28, 2014

{ no lo hagas }

Déjame llorarte como quien llora en un velorio, como quien pierde un ser querido, como quien pierde a su amor. Déjame llorarte con la inocencia de un niño, como la mujer que se arrodilla desecha ante la tumba de su marido, o como quien llora a causa de un intenso dolor. Deja que vacíe mi alma, que mi corazón se deshaga por completo comprendiendo la idea de haber llegado a un fin tan tangible esta vez, que mi cuerpo termine de caer hasta tocar suelo firme. Deja que mis ojos se inunden como si quisieran ahogarme, que mis dedos se retuerzan por no poder tocarte, que mi piel se vuelva áspera y fría mientras anhele tu calor.

lunes, enero 27, 2014

{ anais nin }

El amor nunca tiene 
una muerte natural. 
Muere de ceguera, 
de errores y de traiciones. 
Muere de cansancio, 
marchitamiento y deslustre.

{ él }

"Conmigo no escatimaba 
su ternura; 
tenía un modo de acariciarme, 
de besarme el cuello, 
de susurrarme 
pequeñas delicias mientras
me besaba, que, francamente,
yo salía de allí
mareada de felicidad,
y por qué no decirlo,
de deseo."

{ porcupine }

Me encantaba verla enojada. 
Me enamoraba la forma en la que 
entumecía los labios. 
Amaba todo su cuerpo. 
Desde su mirada hasta sus huellas, 
desde mis huesos hasta las estrellas.
Pero verla enojada era un riesgo que
yo debía tomar, pues se tomaba
las cosas muy en serio,
como yo su forma de decir “Te quiero”.

{ ella }

La conocerás un día cualquiera, en cualquier sitio, quizás en verano, quizás en invierno, eso da igual. Se animará a hablar contigo o tú con ella, y la oxitocina se segregará por tu cuerpo, tus latidos se acelerarán, y ya nada será igual, sentirás un nuevo impulso, uno mayor al que sentiste aquella noche de hogueras y fuegos artificiales. Querrás y harás que forme parte de tu rutina, de tus días, de tus noches. Confiará en ti y, con paciencia y en poco tiempo, podrás llegar a acariciar cada rincón de su cuerpo, allí donde nadie habrá estado antes igual, podrás besar su piel y morder su boca, quitarle la ropa, hacerle el amor o dormir a su lado todas las noches que quieras.

sábado, enero 25, 2014

{ búscame }

Búscame cuando te apetezca,
cuando notes que me echas de menos,
cuando te mueras de ganas de tenerme.
Búscame cuando no tengas a nadie que te
diga que te quiere.

Búscame cuando eches en falta las risas,
las caricias que erizan la piel, las conversaciones
sin rumbo, los abrazos en los malos momentos
y las locuras.
Búscame cuando necesites alguien
que te sorprenda, cuando te des cuenta
que nadie tiene esos detalles.
Búscame cuando necesites que te digan
lo especial que eres, lo bonita que es tu sonrisa,
lo bien que lo haces y lo guapo que estas cuando te concentras.

Búscame cuando mires el móvil
esperando una llamada que ya no llega,
cuando salgas y sin darte cuenta
me busques con la mirada entre la gente,
cuando inesperadamente alguien
te toque la espalda y al girarte
esperes que sea yo.

miércoles, enero 22, 2014

{ lord byron }

Te he visto sonreír...,
el zafiro pierde a tu lado
todo su resplandor; 
no puede igualar
los animados
reflejos que
centellean en tu mirada.
Así como las nubes
reciben del sol suaves
tintas de luz, que la
proximidad de las sombras
de la noche apenas logran borrar,
así tu sonrisa comunica su pura
felicidad al alma más triste,
y tu mirada deja en pos de sí una
claridad que inunda el corazón.

{ aún tengo tiempo }

A veces hablo con la gente. Me preguntan por la Universidad y yo les digo que no me gusta mi carrera. Ellos, asombrados, me responden con otra pregunta:

¿Entonces, cuál te gusta? ¿Qué quieres hacer?

Y yo les respondo que no lo sé. Que no tengo respuesta a sus preguntas, que tal vez no haya una carrera para mí o que yo no estoy preparada para esta sociedad. Porque lo cierto es que no lo estoy.

Crecer, estudiar, sacarte la carrera, encontrar trabajo fijo, ganar dinero, casarte, tener hijos. Eso es la felicidad. Tengo que ser feliz con eso.

Pero no lo soy. No es para mí. Si fuera un poco más valiente, solo un poco más, haría lo que de verdad quiero. Dejaría todo, me levantaría, me enfundaría mis botas, cogería mi maleta, mi saco, una caseta, una libreta y mi pasaporte. Y viajaría. Siempre, sin descanso. Me sentaría en cafeterías de diferentes países a escribir mis viajes, mi vida, mis experiencias, la gente que he conocido. Ayudaría a ONGs, me perdería en los bosques, conocería culturas, caminaría hasta endurecer mis piernas; llamaría “hogar” al Mundo...

Pero no lo soy. Y pienso que para eso se necesita dinero, que viajar es complicado, que en algún momento seré vieja y querré descansar y necesitaré un trabajo, una carrera. Que sin ella no tengo casi nada que ofrecer, que mi abuela se moriría del disgusto porque me puede pasar de todo...

Y el brillo desaparece de mis ojos y me pongo a estudiar. De nuevo. 

domingo, enero 19, 2014

{ cajita }

Odio que hagas el esfuerzo cuando yo me he cansado de esforzarme. Siempre es igual. Esperas a perderme para mostrar de nuevo la suficiente implicación que me lleve a pensar en volver la vista atrás; y es algo que me molesta tanto como que seas consciente de que tus juegos y trampas funcionan y es que como tu mismo dijiste: puedes encerrar tus sentimientos en una caja fuerte, pero no te servirá de nada por que yo sigo teniendo la clave para abrirla.

martes, enero 14, 2014

{ fin }

Y así se terminan los cuentos. Ella vuelve a su balcón, a esperar de nuevo. Él se aleja en el horizonte y, subido a lomos de su caballo, desaparece entre la rendición y los ojos aguados de la que un día fue su princesa.

{ las ventajas de ser un marginado }

No sé si tendré tiempo para escribir más cartas por que podría estar demasiado ocupado intentando implicarme, así que si esta acaba siendo mi última carta quiero que sepas que me encontraba mal cuando empecé el instituto y tu me ayudaste. Aunque no supieras de que hablaba ni conocieras a nadie a quien le hubiera pasado lo mismo, hiciste que no me sintiera solo. Sé que algunas personas dicen que estas cosas no pasan, y que hay gente que olvida lo que es tener 16 años en cuanto cumple los 17, y sé que algún día todo esto serán anécdotas, que nuestras fotos se volverán viejos recuerdos y que todos nos convertiremos en padres o madres de alguien. Pero ahora mismo estos momentos no son anécdotas, esto está pasando, estoy aquí y la estoy mirando, por que es preciosa. Puedo verlo. En ese instante te das cuenta de que no eres una historia triste, estas vivo: te pones de pie, ves las luces sobre los edificios, todo lo que hace que te asombres, escuchas la canción de aquella noche con las personas que más quieres en el mundo y, en ese instante, sientes que somos infinitos.

lunes, enero 13, 2014

{ orgullo y prejuicio }

Tendré que alejar de mi toda esperanza 
e ilusión sobre su constancia;
si se conformó con lamentar 
mi pérdida cuando podía haber
obtenido mi amor y mi mano
yo también dejare pronto de
lamentar el perderle a él.

domingo, enero 12, 2014

{ caminante no hay camino }

La vida es un eterno camino. Transcurre a medida que uno empieza a ser consciente de que ha de tomar sus propias decisiones, trazando una senda que le aproximará o le alejará de aquello que había elegido como su destino soñado, del fin del recorrido. 

Desde que nací fui andando por un camino marcado por otros que, a pesar de lo que pudiese haber pensado, siempre buscaban lo mejor para mi. Con el paso de los años he conseguido ir dejándolo despacito para poder por fin caminar sola, intentando encontrar aquel que de verdad le guste a mis pies, aquel que alimente mi alma con sus paisajes y me haga seguir creciendo hacía mis expectativas. He recorrido todo tipo de senderos desde entonces y muchas veces sin saber por qué lo hacía, olvidando incluso los objetivos que me iba marcando a mí misma. Llegué así al camino por el que he estado andado desde hace un tiempo a esta parte.

{ ... }

Cuando me besas siento 
que al tocar mis labios recorres 
cada parte de mi ser. 
Haces que mi cuerpo se estremezca 
con el solo rose de tus labios, 

me haces olvidar todo.
No importa si somos descubiertos,
pero esos besos en secreto son los
mejores que he recibido.
En esta corta vida, en donde cada beso es diferente,
pero los tuyos no son como los otros,
tus besos, me hacen despertar
en mi toda aquella pasión
que tenía guardada y
que solo tú las has podido despertar,
has hecho que salga de mi ese
otro yo que estaba perdido
o que quizás por miedo no lo he dejado florecer.
En cada beso tuyo el tiempo se paraliza,
mi alma, esa alma que ya no es mía,
ahora te pertenece por que con ese
beso mis penas desaparecen.
Bésame, bésame te lo pido
porque esa es la única forma
que tengo de expresarte
cuanto es mi amor por ti
y de tenerte aunque sea unos segundos a mi lado.

sábado, enero 11, 2014

{ instrucciones para blindar un corazón }

Y para siempre tendrás lo que te he dado,
de mi regalo nunca podrás huir
ni devolvérmelo.
Y cuando llueva, cada gota en tu cuerpo será un beso,
un beso que no pude nada a cambio,
que atravesará los impermeables, los paraguas,
diciéndote con su idioma monótono y dormido
que te quiero.

{ victor paz otero }

Estoy cansado de esta luna verde, de las
insistencias lejanas del otoño.
De este vagar por calles pascalianas
que ignoro y que me ignoran.
De este estar quieto y estar acorralado.
De este ir y volver, de esta ninguna parte.
A veces no soporto ni el peso de mi sombra y,
con mucha más razón, no soporto el peso
de los huesos. Me duele el alma, suponiendo
que tenga una maldita alma. Quiero salir corriendo,
pero llueve endemoniadamente. Se mojarán
los zapatos. Me resfrío, me da gripe, habrá que
llamar al médico, ir a la farmacia por remedios.
Se agrava uno. Se muere.
¿Y quién va a venir con esta endemoniada lluvia
a mi velorio?

viernes, enero 10, 2014

{ gabriela mistral }

Escóndeme que el mundo no me adivine.
Escóndeme como el tronco su resina, y
que yo te perfume en la sombra, como
la gota de goma, y que te suavice con
ella, y los demás no sepan de dónde
viene tu dulzura...
Soy fea sin ti, como las cosas desarraigadas
de su sitio; como las raíces abandonadas
sobre el suelo.
¿Por qué no soy pequeña como la almendra
en el hueso cerrado?
¡Bébeme! ¡Hazme una gota de tu sangre, y
subiré a tu mejilla, y estaré en ella
como la pinta vivísima en la hoja de la
vid. Vuélveme tu suspiro, y subiré
y bajaré de tu pecho, me enredaré
en tu corazón, saldré al aire para volver
a entrar. Y estaré en este juego
toda la vida.

{ simone de beavoir }

Besé sus ojos, sus labios, 
mi boca bajó a lo largo de su 
pecho y rozó el ombligo infantil, 
el bello animal, el sexo, 
donde su corazón latía a golpecitos; 

su olor, su calor me emborrachaban
y sentí que mi vida me abandonaba,
mi vieja vida con sus preocupaciones,
sus fatigas, sus recuerdos gastados.

{ ... }

Cuando hacemos el amor
siento unas profundas ganas de quedarme contigo, 
tu cuerpo al estar sobre el mío 
hace que sienta que
el alma se me va en que cada respiro,

cuando me miras me pierdo en tu mirada,
se me estremece el cuerpo
cuando tus manos lo tocan,
cada segundo en el que
estamos juntos es como
tocar un pedazo del cielo,
todo se me olvida,
nada ni nadie importa
el mundo es de los dos,
de dos cuerpos desnudos amándose
y tu voz susurrándome al oído: te amo.
Cuando hacemos el amor nos poseemos
el uno con el otro,
somos una sola carne un solo cuerpo ,
un solo respiro,
dos cuerpos expresando
los más íntimos deseos de alma.

miércoles, enero 08, 2014

{ rouke boada }

Amo,
y no puedo persuadirme de lo contrario,
porque ello siempre está ahí,
latente y palpitando,
internamente en
una lucha feroz,
a campo abierto
contra la razón.
Y yo, justo entre
ellos dos, me hallo
en su fuego cruzado.

Amo,
y cuando lo hago,
me voy desvaneciendo en su intensidad;
me voy difuminando hasta el punto
de ignorar quién soy,
y a dónde voy
por esa fuerza arrasadora:
a veces suave y dócil,
y otras: violenta,
súbita y desgarradora.

¡Amo!
y ello me desnuda,
me descubre y vulnera.
¡Amo!
y ello en su dulzura
me eleva y me suelta;
lame y cura mis heridas,
y luego, me hiere, me flagela.

lunes, enero 06, 2014

{ pedro pablo vergara }

Y se besaron, 
apegados los dos. 
Cabezas inclinadas,
apretándose
el uno al otro.
Fundiendo
labios y lenguas
con los ojos cerrados.
Y fueron instantes eternos,
días de sueños adensados
en savia salada
y en una migaja de tiempo,
efímero con un latido
y ancho como el mar despeinado.
Dos bocas fueron una,
dos alientos se cruzaron.
Dos vidas y un solo respiro
y la palabra te amo,
colgando silenciosa en el vaho.

domingo, enero 05, 2014

{ rehabilitación }

Te quejas de mi. Reprochas mis idas y venidas, mis cambios de humor y mis decisiones indecisas, cuando eres el primero en romper el silencio, el primero en romper mi espacio y cruzar la raya blanca. Te acercas y, como si de otro rompecabezas más se tratara, completas y recorres con tus manos los huecos y cicatrices de lo que fui contigo; haces que el deseo se dispare por mis venas, que el pulso se acelere y pierda la noción de lo que es correcto en medio del capricho de sentir una última vez lo que algún día fuimos. Haces que ese momento en el que solo quería disfrutar de tu compañía, se convierta en una película de público restringido, y siento que consumes mi cuerpo cual droga, como la dosis exacta que necesitas para calmar tu abstinencia, y me siento usada al margen de la ley, al margen de mis principios, al margen de mi negación. Y se corrompe mi caja una vez más, se corrompe mi piel desgastada, y esa maldita habitación que en su día fue mi refugio ahora parece más un lugar de contrabando donde confundir el placer con el amor; y vuelve a empezar el ciclo, el círculo vicioso del que no sabes, ni sabemos, salir. Pero esta vez es diferente.

- Hola a todos, mi nombre es Lucía, y hoy me he decidido a admitir que tengo un problema. Desde hace un año y seis meses, soy adicta al número 23. 

{ julio cortázar }

Y se muy bien que no estarás. 
No estarás en la calle, en el murmullo que brota 
de la noche de los postes de alumbrado, 
ni en el gesto de elegir el menú, 
ni en la sonrisa que alivia los completos en los subtes
ni en los libros prestados,
ni en el hasta mañana.
No estarás en mis sueños,
en el destino original de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás,
o en el color de un par de guantes o una blusa.
Me enojaré amor mío sin que sea por ti,
y compraré bombones pero no para ti,
me pararé en la esquina a la que no vendrás
y diré las cosas que sé decir y comeré
las cosas que se comen y soñaré
los sueños que se sueñan.
Y se muy bien que no estarás
ni aquí dentro de
la cárcel donde te retengo,
ni allí afuera en ese río
de calles y de puentes.
No estarás para nada, no serás mi recuerdo
y cuando piense en ti pensaré
un pensamiento que oscuramente
trata de acordarse de ti.

{ insomnio }

Le dan las 4 y él sigue ahí, en su cama, dándole vueltas a cabeza. 
Conoce la sensación, el cansancio en el cuerpo, pero a pesar de ello no puede conciliar el sueño ya que miles de pensamientos le invaden al llegar la noche. Izquierda, derecha, boca arriba y boca abajo, no hace más que dar vueltas y sigue sin poder dormir. Se levanta, va al baño, vuelve. Siente los pies fríos, se siente frío en general y le entran ganas de salir; fuera puede distraerse con lo que le rodea, puede indagar en vidas ajenas y solucionar los problemas de otros mientras él se hunde en los suyos, se hunde en una familia que ya no siente como tal y es que su casa solo son muros vacíos donde tener cosas que ahora son más objetos que sentimientos, ya no es su hogar; se hunde a sí mismo en relaciones complejas, donde lejos de sentirse mejor, se consume insatisfecho y donde en definitiva, sigue hundiéndose sin más creyéndose cada vez más vacío e insensible. Y los culpa a todos sin darse cuenta de que es uno quien elije de quien se rodea, como sentirse y lo que hace con su vida. Quizás cambie cuando crea que ha llegado el momento y quiera al fin respirar, y a lo mejor sea tarde para decirle que aquel día estaba más preciosa que de costumbre y para dejar los malos hábitos de estos últimos años, para entusiasmarse de nuevo con las pequeñas cosas de la vida y volver a tener perspectiva e ilusión; y a lo mejor no es tan tarde y por fin las cosas empiezan a encajar donde deben, quién puede saberlo sin intentarlo al menos una vez y cómo va a correr el riesgo. 
Le dan las 5 y él sigue ahí, en su cama, dándole vueltas a la cabeza.

{ steve lappen }

Afecta la manera de pensar. 
Afecta la manera de sentir. 
Invade todos los poros de la piel. 
Es como una manta que cubre todo. 
Aparentar que me sentía bien era agotador. 
Todo lo que podía hacer
era encerrarme en mí mismo.
Hasta que algunas veces uno dice, ‘ya basta’.

{ nestor augusto esquivel }

Tengo miedo de que muera ante mis ojos 
y no poder hacer nada,
no quiero verla sufrir más
su dolor me conmueve el corazón,
su sufrimiento me entristece,
verla ahí tendida en su lecho
tan vulnerable me resulta inquietante,
tengo miedo de perderla y no volver
a escuchar nunca más su embriagadora voz,
con aquella le gusta inventar historias
e imaginar arcoíris que surgen de la nada
para llamar mi atención,
su vida siempre ha sido
un bello regalo que me llena
el alma de felicidad,
y saber que se está muriendo
me entristece hasta los huesos,
no quiero perderla…
no quiero que muera frente a mí,
pero el cielo reclama su presencia
y ella debe partir.

sábado, enero 04, 2014

{ rourke boada }

Me voy,
y no sé
cuando
volveré;
y tú,
cuánto
puedas
esperar.
Me voy
y no sé
si puedas
comprenderlo;
pero ambos,
ambos necesitamos
algún tiempo;
algún tiempo a solas;
algún espacio donde
esto pueda respirar;
donde esto pueda
tomar verdadera forma.
Me voy,
y no lo hago
sin también
salir herido:
la costumbre
y la posesión,
con el tiempo
sustituyen al amor,
dejándonos un vicio.

{ gabriel garcía márquez }

Poco a poco fue idealizándola, 
atribuyéndole virtudes improbables, 
sentimientos imaginarios, 
y al cabo de dos semanas 
ya no pensaba más que en ella.

viernes, enero 03, 2014

{ confesiones de madrugada }

Como me gustaría que estuvieses aquí.

A estas horas es cuando más te echo de menos, por que es cuando estoy a punto de dormirme y pienso en como tus manos rodearían mi cuerpo para hacerme sentir segura, para darme calor. Como te acurrucarías en mi espalda o como respirarías en mi cuello. Como me darías los buenos días con esa carita tuya de dormilón. Y entonces no puedo evitar que las lágrimas broten de mis ojos sin más, sin saber como pararlas, por que me doy cuenta de que yo misma te aparto de mi una y otra vez para después volver a extrañarte. Y siento que tenía mis motivos, pero nada me duele más como no poder estar contigo. Y me siento estúpida por hacerlo, por que se que te hago daño, y lo siento. Y me siento sola por que me faltas tú aunque sigamos siendo uno sin estar juntos. Y no sé si puedo aguantar el estar así, me rompe demasiado y mi cabeza no da para mucho más, por qué a pesar de todo no aguanto la idea de que no estés, de que se rompa mi rutina, de que nada tenga sentido, de que todo me recuerde a ti; no soporto la idea de perderte sabiendo dentro de mi que ya lo he hecho, y es por eso realmente por lo que te echo de menos.
Como me gustaría que estuvieses aquí.

{ jaime sabines }

Me doy cuenta de que me faltas 
y de que te busco entre las gentes, en el ruido, 
pero todo es inútil. 
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.
Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.
Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre.