miércoles, noviembre 21, 2012

{ contr-adicción }

No quiero perderte. No quiero hacerlo y tampoco quiero caer en el error de tropezar dos veces en el mismo agujero negro que se fue creando en un rincón del que sigue siendo nuestro universo azul y verde, no quiero perderme dos veces entre lo que dices y lo que haces, no quiero llegar al punto en el que sea demasiado tarde para volverme a encontrar. Creo que hoy te lo he demostrado, con el abrazo, con nuestras manos, con el beso. Arrastran todos miedos e intensidad, como si no fuésemos a tener otra oportunidad para repetirlo, como si se tratase de un último aliento que no quiere acabar. Me haces dudar de cuán lejos quiero estar de tu boca, de cuán lejos quiero estar de tus manos, de cuán lejos quiero estar de ti. Me haces dudar y dudo. Dudo de las decisiones que he tomado, de las cosas que he dicho, dudo de lo que siento. Rompes los esquemas que arma mi corazón para huir del daño y te cuelas por las grietas que aún quedan a causa de la lluvia y las tempestades, me hipnotizas y me atrapas sin que pueda ni desee detenerte. Entonces es cuando lloro. Lloro por la impotencia de saber que harás conmigo lo que quieras porque sigo sintiendo, lloro porque me duele haber tenido que llegar a este punto para que fueses consciente del daño que me causabas, lloro porque nos perdemos el uno al otro y porque me gustaría no haber tenido que frenar ahora algo que podría haber sido mucho más. Sé que haces un esfuerzo por entender todo lo que estoy haciendo, por regresar a lo que un día fuimos, pero necesito tiempo para ver si de verdad eres capaz de comprender lo que necesito, porque no cambiamos de un día para otro y porque al igual que tu esperas por mí para que volvamos a ser, yo espero por ti y porque las muestras, que me puedan dar seguridad para ello, sean evidentes. Estos son los motivos por los cuales nos quedamos así, como estamos ahora, entre un sí y un no, en una escala de grises, en un tira y afloja. Y por eso, no podemos hacer más que ver el tiempo pasar, sintiéndonos inconformistas, dejando que los momentos se sucedan hasta que sean suficientes para tomar la siguiente decisión.

lunes, noviembre 19, 2012

{ soy }

Hace tiempo que no escribo. Ya no se ni lo que es. Se podría decir que deje de hacer lo que hacía.
Hace tiempo que no juego. Ya no se ni lo que es. Se podría decir que deje de hacer lo que hacía.
Hace tiempo que no cambio. Ya no se ni lo que es. Se podría decir que deje de hacer lo que hacía.
Hace tiempo, pensaba diferente. Llegué al extremo del polo más concurrido por las almas rotas consumidas por la droga y el éxtasis de la juventud. Me encontré allí. Me destruí allí.
Hace tiempo, quise pensar diferente. Quise investigar la estabilidad de un cuerpo compartido, de la ilusión constante y el amor ordenado en fechas. Me encontré allí. Me destruí allí.
Entonces me perdí entre la perfección y yo.
No puedo ser lo que otros quieren que sea si soy lo que yo quiero ser.
No puedo aparentar ser lo que otros creen que soy si soy lo que yo quiero ser.
Te rompo antes de que me rompas y aún así soy condescendiente a mi pesar.
Me arreglo antes de que te sacies y aún así he perdido la parte de mi que te has comido.
No quiero nada que quiera algo. No tengo por que dar.
No quiero algo que quiera nada. No tengo por que sentir frío.
Busco el punto intermedio entre lo que fui y lo que soy. Lo mejor de mis dos polos opuestos. La colisión en mi de mi. El encuentro.
Si no puedes, no obligues, no critiques. Te declaro sin derecho. Déjame ser. Déjame si lo tienes.
Si no sabes, no digas, no pienses. Te declaro sin derecho. Déjame ser. Déjame si lo tienes.
No se lo que soy, quien soy.
Soy lo que soy, quien soy.
Duele o no duele.
Quiero o no quiero.
Blanco o negro.
Si o no.

martes, junio 19, 2012

{ ¿suficiente? }

si, de sobra.

lunes, junio 18, 2012

{ no puedo }

y entre miles de cosas en las que no puedo darte una bandera blanca, me descubro queriendo que luches. seré inconsciente. ¿no te parece una tragedia? quiero dejar de hacerlo, mas la costumbre me consume. sácame de aquí y no regresemos nunca. por favor.

domingo, junio 17, 2012

{ discrepo }

nadie te pidió que me salvaras.

martes, junio 12, 2012

{ anoche }

Soñé. Soñé contigo. Huíamos del peligro. Huíamos juntos.
Habíamos pasado el portón desgastado y cubierto de ramas tristes y viejas. Nos perseguían. 
Estabas a mi lado, y a pesar de que todo estaba oscuro y la noche moría sin fin, mi temor era contradictorio.
Corríamos sin parar a través de aquel bosque sin arboles repleto de hojas de otoño. Nos observaban.
Los nervios crispaban mi piel junto con el viento que atravesaba mi camisón. Me costaba respirar sin ahogarme, y te pedí que me dieras la mano. Tu parecías tan seguro.
Nos paramos en seco, y meditaste confuso un segundo, intentando encontrar solución a mi petición. Me miraste a los ojos y en un gesto tímido, no volviste a soltarme.
Todo pasó y no pasó nada, mas te quedaste conmigo.

sábado, junio 09, 2012

{ dices que quieres pintar calcetines }

no va a funcionar, es como si me pusiera unos zapatos en los que no me siento cómoda. lo siento.

jueves, junio 07, 2012

{ ahí }

Ahí donde la ves, se rompe al contacto con los latidos de tu corazón. Está intentando atraparte, está intentando que la sigas, que juegues con ella, que la arregles. Te está pidiendo, a gritos muertos en el silencio, que la mires a los ojos y le enseñes a creer. Te pide que le devuelvas los sueños e ilusiones que otros de robaron sin emplear la fuerza, que le enseñes a volar. Ahí donde la ves, se pudre al pensar que nadie se ha percatado de su presencia, y se culpa por apartar de su lado a aquellos que alguna vez lo intentaron. Mas tu no debes sentir miedo, no debes dejarla ir, por que ella, ahí donde la ves, te ha permitido entrar a contemplar su obra, su alma. Te ha iluminado para que la lleves de la mano a través de tu oscuridad, de tus miedos, de tu pasado. Te ha elegido para que entres y la lleves lejos de ahí.

{ drums }

Me hallé pedida siguiendo a un fantasma como agonía que persigue aun moribundo.

{ noches de balcón }

Una vez más se humedecen tus ojos princesa. Grita a mares tu mirada, mientras guarda silencio tu boca, el mundo cae y presiona tu garganta, se ahoga tu respiración sin agua y se hunde tu pecho en el abismo del anochecer. Una vez más, te has quedado sola, no hay blancos corceles, ni siquiera monstruos contra los que luchar fuera de tu conciencia. Solo queda tu piel, fría y pura, agujereada por los sueños rotos e ilusiones desgastadas. Vas envuelta, cual absorto presente, en esa sabana vieja con la que te refugias del viento mientras contemplas desalmada el horizonte, desde tu pequeña y humilde fortaleza, en un intento por no fallar a tu esperanza. Allí, te rompes desoladora, abandonando tu cuerpo en busca de algún mundo donde no has estado jamás. Allí lloras hoy princesa, por que nadie esta contigo pues no saben donde estás.

{ ninguna parte }

Me quedé allí. Cuando apenas quedaba vida, yo, me quedé allí.
Deje entrar al silencio y me hizo compañía. Deje entrar a la oscuridad y no volvió a marcharse.
Tengo miedo.
Veo el reflejo, las sombras de los colores que viven prisioneros de esta, mi pequeña prisión de metal suspendida. Un sol capturado por la mano del hombre, alumbra mi piel testigo del funeral al que hoy acude mi alma. Se que si empieza a sonar aquella nana, no tendré fuerzas para oponerme, todo volverá a inundarse. Mi particular orquesta se niega a tocar, pero mi mente embriagada y necia le ruega inconsciente. Rompe a golpes desde adentro, el estruendo de una sola nota, y aparecen las gritas, y se rompe el diamante, el titanio, como simple cristal. Y en el vació, pasa inadvertida la ocurrencia de mi absurdo. Mi condescendencia festeja solitaria el descolorido rubor de mis emociones, el abandono cruel y furtivo de mi irreemplazable inocencia, de mi fingida ignorancia.
No encuentro en esta noche, el incómodo bienestar de una caricia, ni la calidez que fallece en los abrazos, ni la sustancia que completa insolente. Pero si hay frió, viejo amigo y sucedáneo, que se queda y me abriga con mentiras, abismo e impunidad. Frío al que me entrego mientras mi mirada se pierde en ninguna parte, siento en ninguna parte y me ahogo, gritando en la nada, entre esta nocturna y agridulce soledad.

{ el dijo }

"la libreta la puedes perder"

lunes, marzo 26, 2012

{ no dejes que me pierda }

en alguna parte de eso ojos verdes a los que miras hay una niña asustada pidiendo a gritos que no digas nada y que eso sea suficiente. abrázame sin más. lo necesito.

{ 23/03 }

he imaginado tantas veces ese momento, llevo tanto tiempo esperando, que ahora, distraída y aun mareada, sigo sin saber si fue real o fue otro sueño más de mi subconsciente hundido en la desesperanza creyendo que esto no funcionaría y permaneceríamos así incansables a pesar del paso del tiempo. 
no dejo de analizar cada instante, tengo miedo de encontrar ese momento en que me despierto, que confirme que solo fue una ilusión. pero no lo encuentro. solo veo bailes en mitad de la calle, dejos, besos, miradas y manos entrelazadas, veo dedicación, detalle, tiempo invertido, espera, paciencia. te veo a ti, a todo lo que nos ha pasado y siento que este solo es un paso más en una relación que empezamos hace ya años. nos conocimos, nos apreciamos, nos tuvimos, nos perdimos, nos dejamos, nos echamos de menos, nos buscamos, nos recuperamos y ahora nos tenemos de nuevo. me siento expectante, nerviosa y serena a la vez. pero la euforia permanece ausente, creí que sería diferente, me falta algo y no dejo de preguntarme si en la espera, tras haberte dejado en segundo plano tantas veces, se me ha acabado esa ilusión que creía te sería fiel atemporalmente. no quiero obligarme a sentir algo obsoleto, no se trata de forzar la situación. necesito tiempo. necesito mirarte a los ojos y saber si siguen siendo aquellos que espero ver al otro lado de mi almohada o si por el contrario, y siendo lo más probable, he dejado de sentirte.

{ pecado capital }

es tentador saber que en un solo gesto puedo conseguir que te de un vuelvo el corazón, aumentar la adrenalina. es tentador saber que desde el momento en que lo haga dependerás de mi y esperaras impaciente por un nuevo gesto. estarías celoso, te comería la ansiedad, matarías por la dosis. me necesitas como yo al juego, a nuestra partida. seamos ludópatas. 
¿cuántos saldrían perjudicados si se me ocurriese mover ficha contigo? que prohibido, que tentador. Cual juguete me entretienes: tus ojos se parecen tanto a los suyos, la forma en que me miras como si aquello que nos rodease solo fuese noche, oscuridad y calor; la forma en que me tocas, la forma en la que intentas seducirme. Es divertido averiguar hasta donde eres capaz de aguantar mis impertinencias, mis caricias disimuladas, mis frases de doble sentido y mi mirada de complicidad. me gusta ponerte a prueba. acelerarte el pulso y dejarte en pausa, pendiente, deseoso. no puedes decírselo a nadie. te has privado de tu libertad. me has privado de la mía. Me matas en secreto y me encanta. juegas conmigo aunque sabes que no deberías, pero ahora que has empezado la partida, y te toca mover ficha, eres consciente de que no puedes parar y que has de subir la apuesta. lujuria sin compromisos ¿por qué sacias de esta forma tan momentánea mi soledad?

sábado, febrero 04, 2012

{ familiar }

Una mirada que destaca sobre las demás rodeada de sombras vacías que interrumpen cualquier posible colisión. paralelos. diferencias astrales. me pregunto cuánto podríamos aportar. entre todo el estruendo del mundo, de la noche, en aquel lugar tan inmenso y tan común, mis ojos encontraron un lugar donde perderse. relatos de película, fotogramas incalculables. tiempo que se detiene pasando a segundos planos esas figuras borrosas donde antes había vida. inertes, sin gracia. todo reducido a una respiración, un latido más intenso. fueron segundos.
Inconsciente ante cualquier sensación, me perdí en redundancias sin darle mera importancia. pero buscando en mis memorias, saliste a flote entre tanta mierda y abandono. recordé entonces cálidos paraísos que alcance a ver en tan solo un segundo. no hay quien te diga que estoy mejor sin ti, en serio. empecé a traducirte en sinónimo de todo lo anterior, un poco de cada, tiempos felices, caricias que no llegaron, tus ojos. sin embargo parece ser que prefieres ser antónimo de todo lo conocido, cobardes asesinos de monstruos que nunca llegaron a cumplir con su misión, tu te abres camino pisando enclenque, sin flores ni rococó, simple claridad y defectos, que entre tantas virtudes falsas pasadas, me suenan a perfección.
Llegamos así, o mejor dicho, volvimos así a donde empezó todo. replicas de un primer momento sacudieron y sacuden mi suelo, a veces pienso sí es suficiente. la calma solo tuvo el gusto de aparecer cuando te quedaste conmigo, con esos "más que palabras" que se quedaron en poco basándolos en cualquier expectativa. sin payasos, sin actores, sin apuros, llámalos como quieras. como resultado: insatisfacción mutua me atrevo a decir.
Ahora no me atrevo a comparar, se que sales perdiendo y quizás por ello te prefiero. todos mueven ficha a la vez y yo estoy en todas las partidas. aun así no pierdo de vista ninguna de tus jugadas y soy consciente de que no me tomo, contigo, el mismo tiempo para reaccionar. no quiero hacerme ilusiones. tampoco quiero dejar de buscarte. necesito suelo firme para volver a cortar sobre material herido, tiempo y confianza.

domingo, enero 15, 2012

{ conclusiones }

Hace rato que me he perdido. días de reflexión se han sucedido sin pausa. el porque de muchas sensaciones ha rondado mi mente. la necesidad. la soledad. el frío. cuando concluyan lo sabré.

miércoles, enero 04, 2012

{ lo he borrado todo }

Ya no queda rastro de ti. Nadie diria que una vez estuviste aqui de no ser por el dolor que dejaste a tu paso. Que inmaduro me parece todo ahora cuando miro hacia atras. Tiempo es lo unico que me queda y es lo unico que te doy. lo ultimo que te doy. es suficiente.